Telepizza, la famosa cadena, afronta dificultades económicas por el COVID-19. Los bonos de esta compañía, propiedad del fondo de capital riesgo KKR desde el año pasado, se hundieron este lunes un 30%.

El equipo gestor de la cadena de comida rápida reconoció que la empresa de Telepizza afronta serias dificultades económicas debido al cierre de los restaurantes durante la pandemia del coronavirus.

Las distintas fuentes han admitido que la situación financiera de Telepizza es muy delicada. Por lo tanto, la cadena ha suspendido el pago del alquiler de los locales, tanto en abril como en mayo.

En consecuencia, el equipo directivo va a revisar su plan de negocio y la posible alianza con Pizza Hut; alianza que se anunció el año pasado, pero ahora podría romperse.

Los títulos de renta fija de Telepizza cayeron hasta niveles del 56% de su valor nominal; tras advertir que su liquidez se había reducido por la caída de ventas. Este hecho ha provocado que la cadena haya tenido que solicitar un préstamo urgente al ICO de 20 millones de euros; con tal de hacer frente a sus gastos.

Debido al cierre forzoso de sus restaurantes, Telepizza perdió 6,6 millones de euros. A pesar de que entre enero y febrero sus ventas habían crecido un 1,2%, llegando hasta los 96 millones; la inesperada crisis les ha llevado a ingresar tan solo 20 millones en abril.

Los gestores de Telepizza han llegado a la conclusión que necesitan entre 95 y 115 millones de euros nuevos para garantizar la viabilidad del negocio, por lo que lo más previsible es que KKR tenga que hacer una nueva inversión en la sociedad.

La empresa se ha puesto en manos de K&E y Houlihan Lokey para llevar a cabo esta reestructuración, mientras que los bonistas han contratado los servicios de PJT Partners.