Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, compareció ayer y muestra su preocupación por algunas actitudes que lleva a cabo la sociedad.

Una de las sobresalientes fue la celebración de una fiesta en un chalet de El Brillante. En esta fiesta se encontraban una treintena de personas de la alta sociedad cordobesa y sevillana que se reunieron en honor al príncipe Joaquín de Bélgica.

Aprovechando su comunicado, el director Fernando Simón muestra su preocupación por estos episodios al mencionar:

«Son situaciones que no son para nada deseables y recomendables. Pero eso no implica que las personas que participan en estos eventos y que puedan iniciar síntomas vayan a acudir rápido a los centros sanitarios, porque si no han sido capaces de cumplir con la recomendación y unas normas que nos protegen a todos, es posible que tampoco lo hagan cuando tengan síntomas y tengan que ir rápidamente a los servicios sanitarios. Tengo la esperanza de que así sea, pero no las tengo todas conmigo.»

Por este motivo, Simón ha pedido a la sociedad «un margen de paciencia». Recordando, también, que «no hay que pasar de cero a todo en dos días». Para concluir el director ha mencionado:

«Ya vendrán los turistas y otros problemas más adelante. Si tenemos que lidiar con todos los problemas a la vez va a ser mucho más complicado.»

El mal uso de mascarillas y material sanitario

Fernando Simón también ha querido hablar del material que se tira en las calles. Esta imagen, por desgracia, se ve cada vez más, acción que ensucia y demuestra poco respeto hacia los demás. Así lo ha explicado Simón:

«Las mascarillas que se quedan por el suelo, potencialmente infectadas, los guantes que se tiran al suelo… pueden suponer un riesgo para los demás. Aquí nos jugamos todo el tipo. No consiste en ‘yo me protejo y sálvese quien pueda’, es ‘yo me protejo para proteger a los demás’.»