Fernando Garrido González-Garzón. Es de Sevilla. Ha estudiado en el colegio Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia. Y ha sacado la nota más alta de Selectividad en Sevilla.

Su nota ha sido un 14. Y los exámenes los hizo en la Universidad Pablo de Olavide.

Su nota la ha visto esta mañana y está «eufórico» por ellas.

Ha realizado el Bachillerato, enfocado a las Ciencias de la Salud. La nota de este ha sido un 10.

Enfocándose en el futuro, quiere estudiar Biotecnología en la UPO. Para entrar en esta carrera suelen pedir una nota superior a 12.

Acerca del año tan atípico que han vivido, Fernando explica:

«Hay que tener en cuenta que ha sido en casa. Por eso creo que los exámenes estaban equilibrados.»

Respecto a su secreto para sus notas, él explica que lo que le ha ayudado a él es su motivación, por la que no se ha distraído.

Además, ha explicado que al tener el examen de selectividad más tarde ha necesitado más constancia para poder seguir estudiando.

Sin embargo, el retraso de las pruebas no lo ha visto como un impedimento, sino como una oportunidad. Por esta razón, empezaba a estudiar a las 8 la mañana y acababa a las 22 horas de la noche.

Él explica que, sin saturarse, se centraba en aquellas asignaturas que más le costaban.

Por otro lado, encontramos en Sevilla a otra estudiante sobresaliente: Paula Díaz García-Donas. Su calificación ha sido de un 13,74.

La joven ha estudiado en el Colegio Alemán Alberto Durero. También sacó un 10 en Bachillerato.

También hizo el bachillerato enfocado a las Ciencias de la Salud, y aunque no lo tiene claro, tiene muchas posibilidades de acabar en medicina. Esto se debe a que su familia también se dedica al mundo medicinal.

Acerca de esto, Paula ha mencionado:

«Están todos muy contentos, aunque mi madre no me ve de médico y me dejan mucha libertad.»

Al final, el 95% de los alumnos que han realizado las pruebas en la UPO han aprobado.