Tras haber conseguido una quinta ampliación del estado de alarma, Sánchez pretende ir a por la sexta prórroga. María Jesús Montero, ministra portavoz, ha mencionado lo siguiente sobre esta medida:

«Es el único instrumento jurídico posible para restringir la movilidad del conjunto de los ciudadanos.»

Sin embargo, cada ampliación comporta que el Gobierno se vea obligado a hacer concesiones a los demás partidos a cambio de votos. Es por este motivo que algunos dirigentes del PSOE han recetado a Sánchez que no intente nuevas ampliaciones de la alarma. En especial teniendo en cuenta que han surgido problemas por no cumplir esas concesiones o hacerlo parcialmente.

El problema que ahora tiene el partido socialista es que en apenas dos semanas no tienen tiempo de impulsar, tramitar y aprobar en el Congreso las reformas legislativas con las que sustituir el estado de alarma.

Sánchez, aún así, pretende ir a por la sexta prórroga; sin plantearse renunciar a ella. La portavoz Montero afirmó ayer:

«No, no, el Gobierno no va a renunciar en ningún caso a preservar la salud de los ciudadanos.»

Con estas afirmaciones demostró que el Ejecutivo pretende ir a por la sexta prórroga del estado de alarma. Además, la portavoz admitió que «el Gobierno se ha sentido solo durante esta crisis.»

Como su papel de portavoz, María Jesús Montero evitó recrearse en los fallos que han cometido, y dejó ver los defectos de los demás partidos. Algunas de sus denuncias fueron las siguientes:

«Tenemos que resetear muchas actitudes y posiciones prefijadas de antemano, porque esta crisis demanda nuevas respuestas y aproximaciones. En las últimas horas se ha hablado mucho de los pactos que se han llevado a cabo para sacar adelante la última prórroga. Este Gobierno está haciendo lo que es su deber y su obligación: dialogar y amarrar los apoyos necesarios para que el estado de alarma sea aprobado.»