El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se encuentra en el Congreso de los Diputados para pedir los apoyos necesarios con el fin de aprobar la última prórroga del estado de alarma. Según sus declaraciones, esta prórroga será útil para acompañar a los territorios en el último trecho de la desescalada.

También ha añadido que el Ejecutivo sacará adelante un real decreto-ley con normas que deberán ser observadas durante la nueva normalidad.

“El próximo Consejo de Ministros, el 9 de junio, aprobará un real decreto-ley para esa nueva normalidad, que aglutinará todas las medidas de prevención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria tras la expiración de la vigencia del estado de alarma”.

La última fase de la desescalada, la Fase 3, podría comenzar el 8 de junio en la mayor parte de España. Se tendrá que esperar hasta el 21 de junio para que el 100% del país se sitúe en Fase 3.

“Se trata de aunar en una sola norma las medidas sanitarias que debemos continuar observando hasta que tengamos una vacuna que nos permita recuperar los hábitos hasta que haya una vacuna y evitar un rebrote de la pandemia”.

Medidas en la nueva normalidad

Sánchez no ha querido dar más detalles, aunque el pasado martes, Salvador Illa, ministro de Sanidad, apuntó que en la nueva normalidad seguirán existiendo algunas pautas de prevención. El uso de mascarillas en las calles y en lugares públicos y los dos metros de distancia entre personas serán las normas mínimas a respetar.

Por el momento, se sabe que en la Fase 3 serán los presidentes autonómicos quienes adquieran competencias:

“En su nueva condición de autoridades competentes delegadas, tendrán la facultad de decidir si mantienen o modifican las medidas de la Fase 3”. También serán ellos quienes decidan “la superación de esa Fase 3 y el paso a la nueva normalidad. Es decir, el levantamiento del estado de alarma”.

Ha recordado que, sin embargo, será el Gobierno central quien tendrá las competencias para seguir restringiendo los movimientos territoriales.