Este domingo se realizaron las primeras elecciones tras el coronavirus. Estas se realizaron en Galicia y en el País Vasco.

En Galicia, Alberto Núñez Feijóo confirmó su cuarta mayoría absoluta, quedando por encima de la izquierda. En Euskadi, Iñigo Urkullu llevó al PNV a su mejor resultado desde hace años, con casi un 40% de los votos.

Por otro lado, Podemos quedó fuera del Parlamento gallego y perdió la mitad de su representación en Euskadi.

Los socialistas también se han quedado estancados en las dos comunidades; ya que en Galicia les ha superado el BNG.

La participación en esta elección ‘post pandemia’ cayó siete puntos en el País Vasco y cinco en Galicia. Aún así, en Galicia se llegó casi al 59% y en Euskadi al 53%.

En el País Vasco triunfó la izquierda ‘abertzale’. EH Bildu consolidó su segunda plaza con gran fortaleza. Tanto es así que se situó en el 27%.

En Galicia se produjo un seísmo en la izquierda. BNG avanzó, como se esperaba por las encuestas que se habían realizado.

Las precauciones que se debían mantener en las elecciones por causa del coronavirus se mantuvieron sin ningún percance. Las mesas estaban más espaciadas que de costumbre, y se hacía uso de gel desinfectante y mascarillas.

En las dos comunidades se podía ver a los miembros desde la primera hora de la mañana, sin miedo al contagio.

300 personas con positivo por coronavirus estaban privadas al derecho de voto. Esta medida estaba aprobada por la Junta Electoral, sin embargo, fue muy polémica por parte de los expertos constitucionalistas.

Como medida excepcional, en el País Vasco el Gobierno autonómico sugirió que acudiesen a las urnas en la hora del almuerzo para coincidir con el menor número de gente posible.