Ayer se celebraron las votaciones para elegir al presidente del Eurogrupo. Los candidatos eran tres: el luxemburgués Pierre Gramegna, el irlandés Paschal Donohoe y la española Nadia Calviño. La vicepresidenta económica logró en la primera votación un total de 9 votos, mientras que sus compañeros obtuvieron 5 cada uno. La segunda votación era decisiva, puesto que Gramegna se retiró y Calviño contaba con los apoyos de los países más importantes del Eurogrupo. Pero no pudo ser. El ministro de Finanzas de Irlanda, Paschal Donohoe, venció finalmente a Calviño, con lo que se convierte en el nuevo presidente del Eurogrupo.

Nadia Calviño partía como la mejor posicionada debido a su buen perfil y trayectoria laboral, ya que ha trabajado en la Comisión Europea. Sin embargo, la mayoría de los votantes del Eurogrupo han preferido a Paschal Donohoe, perteneciente al Partido Popular europeo y partidario de los paraísos fiscales.

La candidata socialista se ha pronunciado en su cuenta de Twitter después de conocer el resultado de la votaciones:

“Quiero agradecer el apoyo que he sentido durante estos días. De las fuerzas políticas y los agentes sociales. De tantos amigos y también de ciudadanos anónimos. Y, sobre todo, mi profundo agradecimiento al presidente Pedro Sánchez, por su plena implicación y respaldo”.

Por su parte, Sánchez ha querido responder a Calviño:

“Es un orgullo contar en el Gobierno con tu infatigable trabajo para consolidar la economía y garantizar el futuro de la UE”.

El presidente del Ejecutivo español, en un acto de campaña celebrado en el País Vasco, aludió sobre la derrota:

“Nos hemos quedado a un voto de poder lograr la mayoría y poder tener a una mujer socialista en la presidencia del Eurogrupo. No ha podido ser, y desde aquí le mando un abrazo a Nadia. Lo más importante es que empezamos a trabajar ya codo con codo para hacer frente a una crisis de la envergadura que tenemos”.