La Consejería de Sanidad de Extremadura ha comunicado que a partir de mañana sábado la mascarilla será obligatoria para todos sus ciudadanos. José María Vergeles, vicepresidente segundo de la Junta de la región y titular de la Consejería de Sanidad, ha señalado lo siguiente:

“Estamos todavía a tiempo de evitar una transmisión comunitaria incontrolada. El virus sigue entre nosotros, espero que la medida sea entendida, pero no podemos volver a fases anteriores”.

Los casos de coronavirus siguen en aumento en Extremadura. Actualmente 66 personas se encuentran contagiadas y alrededor de 200 están aisladas y permanecen en revisión médica. Además, Badajoz presenta tres de los cuatro rebrotes de Covid-19, fruto de reuniones familiares o fiestas con amigos.

Según Vergeles, los ciudadanos que no lleven mascarilla podrían enfrentarse a una multa que oscila entre los 100 y los 6.000 euros por infringir la salud pública.

En la reunión celebrada el pasado jueves en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el vicepresidente segundo de Extremadura aludió a que la Comisión Nacional de Salud Pública estudiara establecer la mascarilla obligatoria para todo el país.

Esta medida que entra en vigor mañana en la región, surgió tras una propuesta del Ayuntamiento de Badajoz a la Junta. La institución pidió poner como obligatorio el uso de mascarillas en la comunidad aunque se cumpliese la distancia de seguridad.

Por otro lado, varias localidades de la provincia de Badajoz protestaron por los rebrotes en Portugal. Concretamente Valencia del Mombuey y Villanueva del Fresno, municipios limítrofes con el país vecino, que pidieron el cierre de la frontera con Portugal para evitar contagios.