Las playas de Valencia no estarán controladas por el Ayuntamiento. No se podrá controlar el acceso y el aforo en la zona de la arena o del agua. Según ha explicado el concejal de Playas de Valencia, Giuseppe Grezzi:

“No será preciso porque en Valencia tenemos playas enormes, muy extensas y no creemos que se vayan a llenar”.

Sin embargo, si se llegan a producir aglomeraciones será la Policía Local quien se encargue de solucionarlo. Cada temporada se despliegan patrullas policiales y se utilizan drones para vigilar que se cumplan las normas. Este año algunas playas permanecerán cerradas hasta el día 15 de junio, como las de Benidorm. Se abrirán por horarios y en esta ocasión sí que se controlará su aforo, debido a su gran cantidad de bañistas.

Valencia se encuentra desde el pasado lunes en la Fase 2 de la desescalada. Los ciudadanos han acudido a las playas, aunque aún no se presenta una gran afluencia. El tiempo todavía no acompaña, y menos cuando son días laborales. Para que los bañistas conozcan las normas a seguir ya se han puesto carteles con indicaciones en los accesos de entrada y salida de la playa.

Entre las normas se encuentra la regla de los dos metros de distancia entre las personas que circulen por la arena y la de seis metros entre las sombrillas. También se prohíbe utilizar juguetes infantiles, como detallan los carteles:

“Queda prohibido el juego con palas, pelotas, cubos y palas en la arena y en la zona de baño”.

Según el concejal, este tipo de juegos no se permiten en las playas “porque es material susceptible de ser intercambiado”:

“Puede ir de mano en mano y no se pueden compartir estos objetos en la playa porque podrían ser fuente de contagio del coronavirus”.

Una de las normas fundamentales en las playas de Valencia es el uso de calzado para andar por la pasarela hacia la arena.