La Generalitat de Catalunya ha solicitado a la población de Barcelona que no salga de sus domicilios debido a los crecientes brotes de coronavirus. Esto supone que casi cinco millones de habitantes de Barcelona y doce localidades de su área metropolitana no podrán trasladarse a segundas residencias y deberán permanecer dentro de sus viviendas.

Además de este anuncio, la Generalitat ha comunicado que se cierran las salas de cine y los teatros, además de los gimnasios y locales de ocio nocturno como pubs y discotecas. Asimismo, no se podrán llevar a cabo actos deportivos en lugares cerrados.

En relación a la hostelería, la Generalitat reduce el límite de la capacidad del interior de los establecimientos hasta un 50%. Para las terrazas, las mesas deberán estar separadas por una distancia de dos metros. Además, se recomendará pedir comida a domicilio o recoger para llevar a casa en lugar de permanecer en los establecimientos.

Meritxell Budó, portavoz y consellera de la Presidència, ha alertado de lo siguiente:

“Hacemos un llamamiento a todos los que han relajado las medidas de prevención: si la evolución actual de la pandemia se mantiene, pronto tendremos que tomar decisiones más drásticas. Es la última oportunidad para Barcelona y su área metropolitana”.

Por otra parte, Alba Vergés, consellera de Salud, ha recordado a la población que no se traslade si no es necesario o imprescindible. Los avisos que han anunciado hoy podrían convertirse en:

“El paso previo a tener que hacer un confinamiento total en casa si no bajamos la actividad social. Hay que dejar de socializar”.