Presta atención a los siguientes consejos del psicólogo ambiental y asesor de bienestar Lee Chambers para ser más positivo y productivo.

Deja que entre luz natural

Aprovecha al máximo la poca luz natural que habrá en los próximos meses. Reorganiza tu espacio de trabajo y coloca tu escritorio junto a una ventana para maximizar la vitamina D que produce el organismo al exponerse al sol.

“La luz es más valiosa en estos meses porque escasea”, sostiene Chambers. “A menudo aconsejo a mis clientes que coloquen su zona de trabajo junto a la ventana más luminosa, sobre todo a medida que se acortan los días. Esto aumenta la motivación y te hace olvidar que nos acercamos a un invierno oscuro”.

Compra plantas de interior

Las plantas ayudan a infundir vida en una habitación. Según un estudio publicado este año en la Universidad de Hyogo (Japón), tener una planta en el escritorio puede reducir el nivel de ansiedad y mejorar tu salud mental a largo plazo.

“Cuidar de una planta te hace sentir más anclado al presente y unido a la naturaleza”, explica Chambers. “Cuando tienes plantas creciendo a tu alrededor, aunque sea en invierno, recuerdas que la primavera no queda tan lejos”.

Reserva algo de tiempo para ti

No te apuntes en la agenda solamente las horas de tus reuniones y tareas. Trata de reservar algo de tiempo para hacer lo que a ti te apetezca y darte un capricho.

“En invierno hace falta más disciplina a la hora de seguir tu horario. De lo contrario, te estresas, te encierras y te aíslas. Reserva una hora para hacer lo que quieras. Piensa en esos aceites esenciales y ese baño relajante que te darás después del trabajo”, propone.

Come bien

La dieta influye más de lo que muchos se imaginan en la productividad de las personas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que “aunque no existen alimentos ni suplementos que puedan prevenir o curar la Covid-19, es importante llevar una dieta sana para mantener el sistema inmune en buen estado”. Una buena nutrición reduce las probabilidades de desarrollar problemas de salud, como la obesidad y la diabetes e incluso algunos tipos de cáncer.

Pero también ayuda a mejorar la productividad, la eficiencia, la energía y la moral. “Te podrás concentrar mejor y harás mejor tus tareas si has comido bien”, asegura Chambers. “Intenta comer en casa y tomar una dieta variada”.

Muévete, aunque sea un poco

Por muy tentador que sea quedarte en la cama una hora más o tumbarte en el sofá después de un duro día de trabajo, sigue siendo importante que hagas algo de ejercicio todos los días, aunque haga frío, esté oscuro o haya llovido. Incorporar una rutina sana es más fácil en verano que en invierno cuando hay más luz y mejor tiempo, pero la actividad física es fundamental para producir endorfinas, la llamada hormona de la felicidad.

“Puedes hacer ejercicios simples en casa, como trotes estáticos o yoga. Es una forma sencilla de entrar en calor y promover la circulación de la sangre al cerebro para que el trabajo sea más llevadero”. Si no te gusta ningún deporte en concreto ni el ejercicio físico tradicional, échale un vistazo al movimiento mindful, que consiste en olvidarte del tipo de actividad física que “deberías” realizar y hacer la que de verdad te apetezca ese día.

Recuerda que debes tomarte descansos breves de vez en cuando para no pasar mucho tiempo sentado. La OMS recomienda “tres o cuatro minutos de actividad física ligera de vez en cuando, como caminar o hacer estiramientos, para mejorar tu circulación y tu condición muscular”.

Duerme más

La falta de sueño y el insomnio son problemas que crecieron radicalmente durante la pandemia. No es ningún secreto que si duermes mal, rindes y te encuentras peor al día siguiente.

Se ha demostrado de forma científica que dormir el tiempo suficiente mejora sustancialmente tu capacidad de atención y te permite concentrarte mejor, incluso en tiempos tan complicados como los actuales. También fortalece el sistema inmune y le concede a tu cuerpo más tiempo para repararse, uno de los motivos por los que duermes más cuando enfermas.

“Al haber más horas de oscuridad, nos cansamos antes. Dormir más nos ayuda a regular las hormonas de las emociones, así que asegúrate de descansar las horas suficientes ahora que se acerca el invierno”, advierte Chambers.

Ponte un límite de tiempo en redes sociales

No pierdas de vista cuánto tiempo pasas leyendo noticias y revisando tus redes sociales. Es importante estar al día con las noticias y las recomendaciones médicas, pero igual de importante es desconectar cuando lo necesitas. “El otoño y el invierno alimentan la negatividad y, si no tenemos cuidado, podemos caer en un círculo vicioso”, asegura Chambers. “A menudo ese círculo vicioso se alimenta de las noticias y los medios que consumimos”.

Prueba a poner un temporizador, sigue una rutina que te permita estar al tanto de las noticias y de tus redes sociales, pero sin pasarte, y apaga todos tus dispositivos digitales una hora antes de irte a la cama.