Hasta 12.000 fisioterapeutas se han ofrecido al Departamento de Salut para suplir la carencia que hay de rastreadores de la Covid-19.

Los del Colegio de Fisioterapeutas han informado de esto mediante un comunicado. En él se explica que estos profesionales se ponen a disposición de la Administración catalana; tanto sus recursos humanos como logísticos. El propósito del voluntariado es el de ayudar a incrementar los grupos de rastreadores y mejorar el seguimiento de la pandemia.

Ramon Aiguadé, decano del Colegio de Fisioterapeutas, dirigió una carta a la consellera de Salut, Alba Vergés. En esta, el decano le hacía llegar a la consellera el compromiso para llegar a ayudar en esta situación.

Además, en la carta, Aiguadé explicó que los 12.000 terapeutas que se ponen a disposición:

«Pueden ser una fuerza muy importante en la lucha contra la pandemia, por su formación sanitaria y su distribución territorial.»

Además, los fisioterapeutas tienen experiencia en la realización de anamnesis. La anamnesis es el conjunto de datos que se recogen en una historia clínica de un paciente con un objetivo diagnóstico, y podría resultar de utilidad en la investigación de la Covid-19.

Los terapeutas también tienen habilidades comunicativas, ejercen trabajo multidisciplinar y conocen los síntomas y las secuelas de la Covid-19.

En la carta enviada por el Colegio no ponen a disposición sólo los recursos humanos, sino que también ofrecen los centros de fisioterapia, los cuales están extendidos por todo el territorio. En estos centros se podrán realizar test o acciones de logística, con tal de agilizar cualquier proceso.