Filipinas es el segundo productor mundial de aceite de cococon 15,3 millones de toneladas al año. Aporta el 26,6 % de la producción mundial. El PCHRD es un organismo sectorial que depende del Gobierno, que coordina las actividades de investigación en el país.

«Los resultados son muy prometedoresya que no solo muestran que el aceite de coco, por sí mismo, puede destruir el virus, sino que también puede ser un mecanismo clave para regular al alza la respuesta inmune contra la covid-19″, indicó en un comunicado Jaime Montoya, director del PCHRD.

Según una investigación financiada por el Departamento de Ciencia y Tecnología de Filipinas, loscompuestos del aceite de coco virgen disminuyen entre un 60% y un 90% la carga vírica de la covid-19, además de reforzar la supervivencia celular, lo que implica que contribuye a reforzar la respuesta del sistema inmune.

Sin embargo, el PCHRD advirtió de que se necesitan más experimentos para determinar si una mayor concentración de compuestos de aceite de coco puede reducir aún más la tasa de replicación del virus que causa la enfermedad respiratoria de la covid-19.

El secretario filipino de Ciencia, Fortunato de la Peña, indicó en una entrevista con una radio local que el primer análisis del aceite de coco virgen como posible agente antiviral podría estar disponible para la segunda semana de noviembre.