La comarca del Segrià ha sido la primera en volver a confinarse. A poco de pasar la primera semana en confinamiento, los ciudadanos de la comarca han experimentado un malestar por diferentes causas.

El alcalde de Lleida, Miquel Pueyo ha explicado las tres razones por las que estos ciudadanos se sienten así:

«Indignación, frustración e incertidumbre.»

La Síndica de Greuges de la Paeria, Dora Padial, ha escrito una carta al Síndic de Catalunya, Rafael Ribó, con tal de explicar este malestar. Padial ha explicado que el malestar se debe a una ‘discriminación’.

A pesar de ser ella quién ha escrito la carta, diferentes entidades cívicas, sindicales y económicas están de acuerdo.

Lo que todos reclaman es una actuación efectiva de las administraciones.

Dora Padial da su opinión acerca de este confinamiento:

«Ni está justificado ni es proporcional y supone la vulneración indiscriminada del derecho de libertad de circulación.»

Según Padial estas medidas pueden provocar lo siguiente:

«Una situación insostenible que puede generar más alarma social si se acaba aplicando un confinamiento domiciliario.»

Además, Padial ha justificado de la siguiente manera que el encierro no está justificado:

«El Procicat establece que solo se podrán imponer limitaciones de derechos y actividades cuando se activa la fase de emergencia 1, es decir, cuando los contagios son superiores a 700 personas por cada 100.000 habitantes, una situación no se ha producido nunca en el Segrià.»

Por estas razones, Padial exige transparencia e información precisa; además, reclama ayudas para el déficit sanitario y un plan para revitalizar la economía de la comarca.

En un escrito en el que se han reunido empresarios, periodistas y escritores, se ha explicado que una de las injusticias es la imagen que se está creando de Lleida por los medios de comunicación y redes sociales. El escrito dice así:

«Han proyectado una imagen desviada que no se corresponde con la realidad de Lleida y el Segrià, cogiendo la parte por el todo.»