La edad legal de jubilación en España se sitúa en 2020 en los 65 años y 10 meses, a no ser que para entonces se superen los 37 años cotizados, en cuyo caso se podrá acceder a la jubilación a los 65 años. Sin embargo, no todos aquellos trabajadores que lleguen a los 65 años y 10 meses tienen garantizada una pensión de jubilación, ya que hay que cotizar un mínimo de años a la Seguridad Social y cumplir ciertos requisitos.

En este sentido, la ley establece que para poder recibir una pensión de jubilación una vez se alcance la edad legal para dejar el mundo laboral es necesario haber cotizado al menos 15 años. Aunque existen fórmulas para cobrar una pensión sin haber cotizado este tiempo, el acceso a la pensión de jubilación ordinaria obliga a sumar esa cifra de años trabajados.

Esto da derecho a cobrar la pensión mínima de jubilación, que en 2020 es de 683,50 euros si la persona beneficiaria vive sola, 648,70 euros si tiene un cónyuge pero no a su cargo, y 843,32 euros si el jubilado tiene un cónyuge a su cargo.

Además, para poder cobrarla, el solicitante debe cumplir una serie de requisitos: debe estar afiliado a la Seguridad Social y de sus 15 años cotizados, al menos dos deben pertenecer a los 15 años inmediatamente anteriores a la jubilación.