Dos veces al año tenemos que configurar nuestros relojes ante el cambio de hora, el de verano y el de invierno, y el próximo tendrá lugar este domingo 25 de octubre. Así, en la madrugada del sábado 24 tendremos que atrasar los relojes una hora y a las 03.00 volverán a ser las 02.00.

Una medida para ahorrar energía

Esta controvertida medida se produce para cumplir con la Directiva Europea 2000/84/CE, que continúa vigente en todos los Estados miembros de la UE, con el objetivo de contribuir al ahorro energético al aprovechar durante más tiempo las horas de luz solar en los horarios de trabajo y reducir así el consumo eléctrico.

¿Cómo te afectará el horario de invierno?

El efecto más inmediato del cambio de hora es que amanecerá y anochecerá una hora antes, por lo que dispondremos de menos tiempo de luz solar por las tardes (y más por las mañanas). Los expertos defienden que el horario de invierno permite una mejor adecuación entre la luz natural y el ritmo de actividad mayoritario de la población. Al amanecer más temprano, más gente disfrutará de luz solar cuando se levante, lo que supone un claro beneficio para la salud.

¿Qué efectos tiene el cambio en la salud?

El cambio al horario de invierno afecta especialmente a las personas con patologías, a los bebés lactantes y a las mascotas. Los efectos del cambio en los biorritmos son similares pero menos bruscos que el fenómeno ‘jet-lag’, que se produce después de un largo viaje. Al despertarse, cuando el reloj biológico marca la hora a la que está acostumbrado, es cuando se producen alteraciones, aunque en poco tiempo el organismo lo compensa y se adapta.

¿Con qué horario se quedará España?

España tiene adoptado el huso horario UTC/GMT+1, aunque por la ubicación geográfica tendría que estar en el GMT+0, como la mayoría de países europeos. Esta adaptación marca desde 1940 la hora oficial de España. La regulación del horario de verano se realizó formalmente en 1981, cuando se estableció el cambio de hora el último domingo de marzo y el último domingo de septiembre. Poco después, en 1996, sufrió una modificación y se implementó el cambio al horario de invierno en el último domingo de octubre.