El consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, explicó ayer que, durante el confinamiento por el coronavirus, hasta 90.000 alumnos se desconectaron de las clases online que sustituyeron a las presenciales por el cierre de los colegios. De esos, detalló Imbroda, 60.000 lo hicieron «por dejadez, por desinterés o por no contar con el apoyo de las familias». El resto, es decir, los otros 30.000, se desligaron de las clases por no tener medios digitales para conectarse.

El consejero de Educación hizo estas declaraciones durante un desayuno informativo organizado por Europa Press en el que también intervino el rapero Sergio López Sanz, más conocido como «Haze». Durante el acto, Imbroda señaló que su departamento quiere implantar para el curso 2021/2022 la figura del profesor en colegios de barrios sin recursos.

Imbroda señaló que, como aliciente para estos puestos de difícil cobertura, se plantea beneficios económicos o dar más puntos en las bolsas a los docentes que los ocupen. Así, indicó el consejero, se busca que estos puestos tengan menos rotación que la actual. Según datos de Educación, hasta el 80 por ciento del claustro en colegios con menos recursos cambia cada año, lo que, algo que hace muy complicado mantener un proyecto docente.

El consejero de Educación hizo también referencia durante su intervención sobre el programa de alimentación gratuita para niños sin recursos. Según recordó Imbroda, el 16 por ciento de los beneficiarios no recogen la comida que les proporciona la Junta. «Los recursos públicos no son infinitos», indicó el consejero. «Hay sectores, bolsas de población que no acuden, que no necesitan esos recursos, pero los siguen pidiendo», señal.