Un ugandés ha sido fue condenado este jueves a 11 años de prisión por haber matado a un raro gorila de montaña en el Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi y otros delitos menores.

El gorila de espalda plateada, llamado Rafiki (que significa «amigo» en suahili), tenía unos 25 años.

Felix Byamukama, habitante de un pueblo vecino, fue detenido y reconoció haber matado al simio, alegando que actuó en legítima defensa, según la Autoridad de Fauna Ugandesa (UWA).

Lo mataron en junio con un objeto afilado.

La Autoridad de Vida Salvaje de Uganda (UWA) ha arrestado a cuatro sospechosos en el mismo parque de Bwindi (sudoeste del país), que colinda con Ruanda y la República Democrática del Congo, el único rincón del mundo donde habita esta especie de gorilas.

Según la autopsia, ha fallecido después de que un objeto afilado le atravesase la parte superior izquierda de su abdomen hasta alcanzar sus órganos. Rafiki llevaba desaparecido desde el 1 de junio y fueron los equipos de rastreadores del parque los que encontraron su cadáver en la misma reserva natural.

Ahora, Byamukama ha sido condenado a 11 años de cárcel por haber matado al gorila y a «otros animales» en el parque. Ha sido declarado culpable también de haber entrado ilegalmente a una zona protegida y haber matado un antílope y otros ejemplares de animales.